martes, 17 de enero de 2017

PARA AMAR A LA FAMILIA


Los diez mandamientos que te ayudarán a fortalecer a tu familia. 

La comunidad brasileña católica Cançao Nova, de espiritualidad carismática, ha publicado unos consejos, sencillos y directos para ayudar a las familias a tener una convivencia en paz. Son estos:

1. Ten fe y vive la Palabra de Dios, amando a tu familia como a ti mismo.

2. Ámate y confía en ti mismo, en tu familia y ayuda a crear un ambiente de amor y paz a tu alrededor.

3. Reserva momentos para jugar y divertirte con tu familia, pues el niño aprende jugando, y la diversión aproxima a las personas.

4. Educa a tu hijo en la conversación, en el cariño y el apoyo. Ten cuidado: quien pega para enseñar está enseñando a pegar.

5. Participa con tu familia de la vida de comunidad, evitando las malas compañías y las diversiones que incentivan la violencia.

6. Procura resolver los problemas con calma y aprende con las situaciones difíciles, buscando en todo el lado positivo.

7. Comparte tus sentimientos con sinceridad, diciendo lo que piensas y escuchando los que los demás quieren decir.

8. Respeta a las personas que piensan diferente de ti, pues las diferencias son una verdadera riqueza para cada uno y para el grupo.

9. Da buen ejemplo, pues la mejor palabra es nuestra forma de ser.


10. Pide disculpas cuando ofendas a alguien y perdona de corazón cuando te sientas ofendido, pues el perdón es el mayor gesto de amor que podemos demostrar.

Tomado de rel, enero 2017

lunes, 16 de enero de 2017

FAMILIA ENS


Decimos que familia es ese grupo de personas que mantienen lazos de consanguinidad y de afinidad. Decimos también que familia es un grupo de personas que mantienen lazos de amistad. Más aun. Decimos que familia es todo el grupo humano porque mantenemos en común los mismos rasgos de la creación.

El sábado pasado por la tarde en la parroquia de San Isidro, la familia de los Equipos de León, nos reunimos para estrechar lazos de amistad. El carisma de los equipos es la espiritualidad conyugal, esto es, creer que podemos vivir el evangelio juntos en matrimonio y ayudarnos. Y el sábado hicimos manifestación pública de ello.

Primeramente, participando en la eucaristía de las siete de la tarde con los cristianos de esa parroquia. Allí estuvimos dando testimonio como matrimonios que creemos en Jesús. Rezando. Comulgando. Hablando. Cantando. Escuchamos la Palabra de Dios, comentada por José Luis en la homilía. Pedimos al Dios del amor por los que estamos y los que ya no están porque están en el estado de eternidad. Participamos de la comunión del mismo Jesús. Alabamos a Dios. Cantamos a la Virgen. Es lo que hicimos en la misa.

Después, compartimos unos alimentos y unos momentos de amistad. Porque los amigos se quieren y se llaman y se ayudan y hablan entre sí. Y eso fue lo que hicimos: sentirnos cercanos unos de otros. Saludarnos. Hablarnos. Escucharnos. Amarnos.  


La grandeza de la vida está en las pequeñas cosas.  Por eso hoy destacamos la grandeza de un encuentro que no es otra cosa que la sencillez de estar juntos. Gracias a todos los amigos ENS. Gracias a la Familia ENS. La sociedad tiene derecho a nuestro testimonio. No podemos negárselo. Es un testimonio de esperanza porque creemos en Dios. 

domingo, 15 de enero de 2017

JESÚS ES EL HIJO DE DIOS


JUAN 1, 29-34
29 Al día siguiente, vio a Jesús que llegaba hacia él, y dijo:
- Mirad el Cordero de Dios, el que va a quitar el pecado del mundo. 30 Éste es de quien yo dije: «Detrás de mí llega un varón que estaba ya presente antes que yo, porque existía primero que yo». 31 Yo no sabía quién era; a pesar de eso, si yo he venido a bautizar con agua es para que se manifieste a Israel.
32 Y Juan dio este testimonio:
- He contemplado al Espíritu bajar como paloma desde el cielo y quedarse sobre él. 33Tampoco yo sabía quién era; fue el que me mandó a bautizar con agua quien me dijo: «Aquel sobre quien veas que el Espíritu baja y se queda, ése es el que va a bautizar con Espíritu Santo». 34 Pues yo en persona lo he visto y dejo testimonio de que éste es el Hijo de Dios.

En este evangelio, igual que en el del domingo pasado, Juan Bautista, a quien acude Jesús para ser bautizado, nos dice: este es el Hijo de Dios. ¿Y por qué va a ser así? ¿Y por qué no va a ser así?  Juan se dio cuenta que Jesús era el Hijo de Dios y lo comunica y se ha convertido en testigo de lo que ha visto. ¿Lo vio solo con los ojos? No. El lo vio con los ojos, pero también lo sintió con el corazón, lo comprendió con el entendimiento y lo admitió con la fe.

Para nosotros, igual que para Juan, Jesús es el Hijo de Dios. Lo creemos así porque tenemos la convicción de que es así. Esto es mucho. Pero hay que dar un paso más y preguntarse ¿Qué significa que Jesús sea el Hijo de Dios? Que lo que nos dice Jesús es “palabra de Dios”. Y por eso es bueno para nosotros. Porque Dios es amor.


Preguntamos más ¿Cuándo vamos a poner toda nuestra confianza en Dios? Cuando dejemos de atarnos a las cosas, a las situaciones, a las personas. Cuando dejemos que la vida nos sorprenda cada mañana y agradezcamos a Dios el amanecer y el atardecer. Cuando aceptemos que tenemos una inteligencia limitada que se completa con la vivencia del corazón. Cuando seamos conscientes que aceptar a Dios es como recibir ese beso o ese abrazo de aquel que estamos esperando y con eso basta. Cuando seamos conscientes de que Dios está dentro de nosotros y seamos capaces de verlo con los ojos del amor. Porque, como decía El Principito lo esencial es invisible a los ojos de la cara. 

En el siguiente video se nos habla de la búsqueda de lo transcendente porque la persona no puede quedarse en lo material. Vamos buscar en lo hondo del alma. Ahí veremos a Dios Feliz domingo. 

sábado, 14 de enero de 2017

MARÍA MUJER FUERTE

Durante este tiempo de Navidad y año nuevo, una mujer ha hecho posible, que Dios se haya hecho hombre. María. La Virgen. Desde su silencio y aceptación, ha permitido la labor de Dios en el mundo. La madre de Jesús. La madre de todos. Va por ella esta canción de admiración.

 

viernes, 13 de enero de 2017

LA HERIDAS EMOCIONALES


¿QUÉ SON LAS HERIDAS EMOCIONALES y CÓMO CURARLAS?
  
Todos tenemos un pasado, y en ese pasado muchas veces hemos vivido momentos tristes, experiencias dolorosas, hechos traumáticos, maltrato verbal, pérdidas, abandonos, rechazos, resentimientos, abusos, miedos, errores y fracasos. No podemos cambiar el pasado pero podemos transformarlo en una experiencia valiosa para nuestro presente.

Todos tenemos internamente, conflictos no resueltos. Cuando una persona no logra ser auténtica, se originan trastornos psicológicos, sentimientos ocultos de dolor, relacionados con una baja autoestima, que pueden asumir muchas formas: ataques de ansiedad, repentinos cambios de humor, culpas, reacciones exageradas, tendencia al pesimismo y la autodestrucción, neurosis, depresión.

Heridas emocionales con consecuencias físicas, tales como: (úlceras, hipertensión, trastornos cardíacos, alimentarios, dermatológicos, etc), y ciertos rasgos que pueden no llegar a ser patológicos, pero que generan dolor (timidez, vergüenza, miedo, trastornos psicosomáticos).

CÓMO CURAR LAS HERIDAS EMOCIONALES

Es necesario desarrollar algunas herramientas para superar las heridas emocionales que se nos presentan.
-Una herramienta para superar las heridas es desarrollar la tolerancia ante la frustración o el dolor. Al principio de una herida el dolor se siente con más intensidad y no se va de un día para otro; pero con el tiempo la intensidad del dolor va disminuyendo poco a poco. Por tanto, aprender a tener tolerancia y esperar es la única fórmula a la hora de ir aliviando ese dolor que está en el interior.
-Ante una herida es un buen momento para tener ocupada la mente realizando las actividades que más nos gusten. Podemos potenciar nuestro bienestar con la realización de nuestras aficiones.
-Pensar continuamente en los problemas y en la herida que tenemos, atormentándonos con ella no ayuda a sentirnos mejor. Existen situaciones ante las cuales lo único que podemos hacer es aceptarlas y seguir adelante, por eso cuando sabemos que no hay una solución tenemos que evitar darle vueltas a la situación y distraer la mente con actividades agradables y placenteras.
-Otra de las principales herramientas que nos ayuda a superar las heridas es cuidar de uno mismo. Ante una herida es importante dedicar un tiempo a estar solo y reflexionar sobre la vida, sobre sí mismo y por supuesto sobre el problema, analizándolo de forma positiva y colocándolo en una posición real y evitando generalizarlo a otras áreas de la vida.

Cada dificultad de la vida y cada herida puede ser un medio para mejorar como ser humano y conectar contigo, es una oportunidad de aprendizaje si lo permites.
Pero ante todo no podemos olvidar que la tristeza es una emoción humana y por lo tanto es necesario asumirla, vivirla y además realizar un análisis sobre las causas de ella, para poder avanzar y superarla.
Dependiendo de las causas de tu tristeza, así mismo tendrás que tomar o no algunas decisiones. Por ejemplo, si la causa de tu tristeza es un rompimiento de pareja, una de las decisiones que debes tomar es evitar el contacto con tu expareja.

ALGUNAS PAUTAS A TENER EN CUENTA:

· Sé paciente contigo mismo; la clave para sanar las heridas y las cicatrices emocionales es aprender a ser amable, dulce y gentil contigo mismo. Perdónate a ti mismo y a los demás.
· No ignores el dolor o el hecho de que la situación o circunstancia ocurrieron. Es realmente necesario reconocer lo que pasó.
· No juegues al juego de la culpa. No te culpes a ti mismo o a otros, aún al perpetrador del abuso o de la pérdida. Poner culpas da como resultado perder tu poder para sanar y sentirte mejor.

EL DIVÁN SOLIDARIO


jueves, 12 de enero de 2017

EL SUFRIMIENTO



Acabamos de encontrar esta frase que nos ha hecho recapacitar. Tantas veces le “chillamos” a Dios por el sufrimiento que estamos pasando. Y le decimos ¿Por qué a mí? Dios nos podría contestar: ¿y por qué a ti no y a otros sí?
Pero no nos lo dice, porque nos entiende y es el Padre tierno que acepta nuestro grito, nuestras protestas, entiende nuestro dolor y sonríe ante nuestras quejas. Él sufre con nosotros pero a la vez nos lleva en brazos, para que las piedras del camino nos resulten más llevaderas.
Padre, gracias por ser como eres y perdona nuestro mal humor en algunos momentos. Te queremos.
Un abrazo



Huellas

miércoles, 11 de enero de 2017

EL EGO Y EL ESPÍRITU


Si te pones tu en primer lugar
Si solo cuento lo tuyo
Su tus derechos son solo tuyos
Si los demás son solo "sobras de lo tuyo"...
¿Cómo vas a encontrar la paz?
Deja que te hable la conciencia
Ahí está el espíritu.