lunes, 26 de enero de 2015

QUE SEAN UNO


                                        (Trad. de la Carta francesa 160/XIII/4)

Después de 48 horas, una vez más, hemos vivido una gran experiencia de vida fraterna. Esta fraternidad que experimentamos en todos los escalones, equipo, sector, encuentros regionales, no revela su riqueza mejor que en los encuentros internacionales.

Cada vez que se traspasa una frontera, tenemos la impresión de un maravilloso ensanchamiento del alma.

Esto que ya es así en el plano humano, es aun más real en el plano cristiano. Hay en lo más profundo de nuestro ser de bautizados, el sentido, el deseo, el gusto de lo universal. Se vuelve a encontrar, en el corazón de cada cristiano, la aptitud de la Iglesia para agrupar en su seno a personas de todas las razas, de todas las lenguas, de todos los colores, de todas condiciones.

"Que sean uno". Esta era la consigna de Cristo en la hora más solemne de su vida. San Pablo, unos años más tarde, se hacía eco de ello en un admirable pasaje de la epístola a los Gálatas: "Sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús. En efecto, vosotros que habéis sido bautizados en Cristo, os habéis revestido de Cristo. Ya no hay griegos ni judíos, esclavos ni libres. Ni hombre ni mujer. Sois uno solo en Cristo".

Esto es la Iglesia católica el lugar de este encuentro universal.

Y la ambición de nuestro Movimiento es ayudar a sus miembros a vivir esta gran fraternidad en Cristo y en la Iglesia.

No se entiende que haya una iglesia dentro de la Iglesia, sino un grupo que permita a los hogares de cualquier parte en la Iglesia, conocerse, amarse, unirse para alabar a Dios y proclamar su amor.

He aquí como he entendido siempre los Equipos de Nuestra Señora. Esa es la esperanza que ha presidido su fundación.

Comprender mi decepción cuando he oído a un equipier  decir: "¿Qué quiere que haga, que aprenda por la Carta mensual que un equipo comienza en California? Aunque este equipier practique a la perfección las obligaciones de la Carta, os digo que no ha comprendido nada de los Equipos de Nuestra Señora.

No os extrañéis que el Centro rechace con fuerza cuando surgen tendencias particularistas en el Movimiento. Cuando se quieren levantar vallas o tabiques.

Queremos que los hogares de cualquier medio social, de cualquier nación, de cualquier cultura, sean del color de piel que sean, se sientan en su casa en los Equipos de Nuestra Señora.

Es dentro de este espíritu  que nos oponemos a los que querrían modificar las estructuras y los métodos porque, dicen, se corresponden mejor a la mentalidad propia de su región o de su país.

El día en que cada país, cada región, adoptara estructuras y métodos propios, no se tendría un solo Movimiento sino tantos Movimientos como países, y las Jornadas de Responsables de equipo verían llegar a cada delegación bandera al frente o, más grave aún, patriotería en el corazón.

De hecho, los hogares de Essen en Alemania y los de Los Ángeles en California, los hogares blancos y los de color de Isla Mauricio, los hogares de Europa y los hogares de América, por extraordinario que parezca, se encuentran muy bien con las estructuras y los métodos del Movimiento, se sienten contentos con ellos.

Esto no es extraño: en el plano de la espiritualidad no hay fronteras.

Sé que me comprendéis y que os alegrará la lectura de unos pasajes de dos cartas de un misionero de Japón.

La primera la hemos encontrado al regreso de Roma. Decía: Vuelto a mi centro misionero os envío un saludo alegre. Estamos trabajando en la traducción al japonés de la Carta y de otros documentos de los ENS. Durante este tiempo he comenzado con un grupo de hogares de mi parroquia. En julio tendré ocasión de hablar del Movimiento, en una gran reunión, a un grupo de sacerdotes y de laicos a fin de que se conozca también en Japón. Debemos tener de aquí a entonces todo traducido... Queremos estar, aquí, en plena unión con el Centro, aunque estemos alejados".

Nueva carta, hace unos días: "El 23 de Octubre hemos tenido nuestra reunión. En esta comunidad de hogares se sentía que el  Señor estaba en medio de nosotros. El primer equipo, que cuenta con cinco hogares, está en marcha en Japón. Personalmente tengo la firme convicción de que otros muchos seguirán".

En la época de la "globalización del mundo" ¿no hace falta que los cristianos sean los primeros en querer la unidad?


                                                           HENRI CAFFAREL


domingo, 25 de enero de 2015

EL REINO DE DIOS YA ESTÁ AQUÍ: ESTA ES NUESTRA OPCIÓN

poner amor es la clave para combatir el dolor

Domingo III Tiempo Ordinario
Evangelio de Marcos 1, 14-20

         Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía:
         — Se ha cumplido el plazo, está cerca el Reino de Dios: Convertíos y creed la Buena Noticia.
         Pasando junto al lago de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que eran pescadores y estaban echando el copo en el lago.
         Jesús les dijo:
         — Venid conmigo y os haré pescadores de hombres.
         Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.
         Un poco más adelante vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca repasando las redes. Los llamó, dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros y se marcharon con él.

Este evangelio viene a hacer dos llamadas, nos formula dos recuerdos, nos invita a dos actitudes.

La primera, es cuando nos dice que el Reino de Dios está cerca, convertíos y creed la buena noticia. Es un anuncio para cada uno de nosotros. Nos dice que el Reino de Dios ya está aquí. Para descubrirlo tenemos que creerlo. Es el Reino de la proximidad, el de la hermandad, el del amor. ¿Está aquí? Sí. Está en cada uno de nosotros. Es un don que tenemos todos, nacemos con él. Porque somos capaces de hacer realidad ese Reino cuando nos aproximamos a la gente, cuando sentimos que el otro es mi hermano y no alguien extraño, cuando amamos. De mi y de ti depende que hagamos realidad ese Reino. Sabiendo también que es posible que vayamos por otro camino, que es el camino que nos hace daño, es el camino del mal. Podemos optar por uno o por otro. Nosotros nos apuntamos al Reino de Dios porque creemos en el amor. ¡¡Vamos a hacerlo realidad!!

La segunda llamada es a los primeros discípulos. Y ahí hay también una llamada a cada uno de nosotros. ¿Para qué? Para creer en el Reino de Dios que ya se nos ha dado como don. De esta forma, esta llamada personal nos recuerda que no se trata de esperar, se trata de vivir amando.


Todo lo anterior no solo son palabras bonitas, son realidades realizables, porque sabemos y conocemos que hay personas, muchas personas, que hacen realidad ese Reino. Sabemos también que hay otras que parece que están presas del mal. No entendemos por qué. No sabemos por qué alguien es capaz de odiar tanto. Es un misterio que no podemos resolver. Pero sí sabemos una cosa, amando eres feliz, odiando eres un desgraciado. ¿Qué opción tomas? 

Opción del amor desde niños y para siempre. Día Infancia Misionera

viernes, 23 de enero de 2015

DESPERTAR DESDE IRAK



XISKYA VALLADARES | Religiosa de Pureza de María


No solo Jesús, incluso personas de otras ideologías y religiones como Gandhi o como Tolstoi nos dicen: “Solo hay una forma de poner término al mal, y es devolver bien por mal”. Sin embargo, estamos viviendo una situación de violencia continua. Después del asesinato de los 12 periodistas de la revista Charlie Hebdo, Occidente parece que ha despertado a lo que nuestros hermanos cristianos perseguidos en Irak llevan viviendo ya hace mucho más tiempo. He pasado la Navidad con ellos en Irak, he tocado su dolor, hemos podido compartir cinco días su miseria y su fe, y puedo decir que he celebrado la Navidad más auténtica de mi vida. Pero, ¿ahora qué?

¿Cuánto tiempo más deben seguir en esa situación nuestros hermanos cristianos de Irak? No solo huyendo y escondiéndose, atemorizados y hacinados, sino sin futuro. “Tengo 18 años y sé que los jóvenes cristianos que estamos aquí no tenemos futuro”, decía uno de los chicos de una de las familias visitadas en el refugio de Mar Elia, en Ankawa. “Lo hemos perdido todo, incluso la esperanza, solo nos queda la fe”, nos decía la madre de una niña de tres años que le fue arrebatada de los brazos. Y les veías ahí, todo el día sin hacer nada. Los niños sin escuelas, los padres sin trabajos, los jóvenes sin ilusiones.

Veo, como dicen los analistas, una solución complicada al problema de los yihadistas. Por una parte, no solo se radicalizan ellos, también hay cristianos tomando posiciones radicales de islamofobia. Y no es ese el mensaje de Jesús. Ningún fanatismo lleva nunca a la verdad y a la libertad. El Corán está siendo interpretado de manera enfermiza por parte de los radicales islamistas. Pero la mayoría de musulmanes lo vive con sencillez y pacíficamente. Necesitamos ser agentes de diálogo. Cierto es que con radicales no se puede dialogar. Pero las grandes potencias del mundo árabe quizás sí que puedan conseguirlo. Sin embargo, siguen mirando para otra parte. También nuestra vieja Europa ha mirado durante demasiado tiempo para otra parte. Tenemos que despertar.

Despertar a la realidad: que cuando lo perdemos todo, como los cristianos de Irak, es cuando nos planteamos las auténticas preguntas que pueden dar sentido de verdad a nuestra vida. ¿Por qué esperar a que eso suceda? Despertemos ya, porque lo único que importa es qué nos mantiene vivos, qué nos mueve por dentro para actuar, qué queremos haber vivido en el momento de nuestra muerte. No es ser trágicos. Es tomarnos la fe en serio. Es comprender que solamente la vivencia real del Evangelio puede cambiar el mundo.

Tomado  del nº 2.924 de Vida Nueva


Nota de la redacción: Detrás de estas palabras hay personas de carne y hueso, que sufren, que no nos pueden ser indiferentes. No podemos acostumbrarnos a aceptar lo que ocurre como resignándonos porque no podemos hacer nada. No es cierto. Nuestra oración es nuestra fuerza.

jueves, 22 de enero de 2015

DUDAS DE FE


La semana pasada hablábamos de las personas que en su vida tienen a veces dudas de fe. Creemos que todos alguna vez nos hemos preguntado si realmente existe Dios o habrá sido una necesidad que nos hemos creado y procuramos buscar en nuestra razón algo que justifique nuestra creencia.
La verdad es que ante esta pregunta sólo hay tres respuestas: SÍ, NO, o NO CONTESTAR.
El no contestar es una forma de no, porque significa que es algo que ni nos interesa.
Los creyentes evidentemente vamos a contestar que SÍ, porque nos hemos decidido por el SÍ, pero es importante saber que no va a ser por la razón como vamos a justificar nuestra creencia.
Realmente el creer en Dios supone poner nuestra confianza en Él y eso no hay forma de justificarlo, simplemente creemos que hay un Padre bueno que nos quiere y al que queremos. Y es maravilloso ser capaces de depositar en Él nuestra confianza. Sabemos que es un riesgo, una audacia por nuestra parte, pero también decir No, supone el mismo riesgo.
Hemos optado por el SÍ y por ello siempre nos sentimos queridos y acompañados por Él. Bendito sea ese Padre bueno que nos ha dado la fe.
Un abrazo
Huellas


miércoles, 21 de enero de 2015

PERSONAS PIDIENDO A LAS PUERTAS DE LAS IGLESIAS: NO ES EL CAMINO


Siempre me han llamado la atención la cantidad de personas que se ponen a las puertas de las Iglesias para pedir limosna… dos e incluso tres por Iglesia… en todas las misas… domingos y diarios… Nunca les dí nada porque creo que hay otras formas de encauzar tu donativo.

El domingo pasado, en algunas parroquias de Bilbao, se leyó una nota en la que se pedía a los feligreses que no se fomentara la mendicidad dando limosna a las personas que están en las puertas de nuestros templos.

Se recordó que la Iglesia tiene otras formas de resolver situaciones de pobreza y, por lo tanto, se pueden canalizar las aportaciones económicas de manera más efectiva.

Y como ha recordado Cáritas en más de una ocasión, la mendicidad no es una solución, porque “desconocemos el problema, no ayudamos a resolverlo y creamos personas dependientes”.

En las parroquias de la Unidad Pastoral de Indauchu se han sucedido, últimamente, algunos episodios desagradables con las personas que están pidiendo en las puertas de las iglesias.

Con este motivo, han decidido publicar una nota en la que se da cuenta de algunos hechos y se solicita que no se dé limosna.

Ante estas molestas situaciones, han vuelto a solicitar que se ofrezca la aportación económica a instituciones, como Cáritas, que valorarán las necesidades concretas, “repartirán el dinero y acompañarán a los que quieran salir de esta situación deplorable”.

Viti


Nota de la redacción: ¿Qué opinión tenéis los que pasáis por este blog? Dejar vuestro parecer en comentarios.

martes, 20 de enero de 2015

SE FELIZ


Sé feliz con aquellos que te aman.

Sé feliz con aquellos que te odian.
  
Sé feliz cuando todo es alegre y luminoso en tu entorno.
  
Sé feliz cuando el corazón sufre intensamente.
  
Sé feliz cuando todos te siguen.
  
Sé feliz cuando te encuentres solo y abandonado.
  
Sé alegre y ayuda a todos para que encuentren y experimenten esta atmósfera de alegría, incluso si el corazón estuviera hecho pedazos. Ésta es la verdadera y auténtica santidad que vale más que todos los ayunos y todas las renuncias”.



Cardenal F.X. Nguyen van Thuan