viernes, 29 de mayo de 2015

“YA SOMOS LO QUE TENEMOS QUE SER”



 

¿Qué nos impide identificarnos con nuestro verdadero Ser? Solo la errónea creencia de que no somos ya nuestro Ser verdadero.

Pensamos muchas veces que tendríamos que liberarnos, pero de lo único que hay que librarse es del pensamiento de tener que liberarse.

Lo que se interpone entre lo que uno mismo es y lo que cree ser, no es más que la ilusión de no ser todavía lo que uno ya es. Una ilusión que es, por supuesto, un producto de la mente.

Si dejamos de creer no ser lo que somos, descansaremos en el Ser. Por tanto, no se trata de alcanzar ningún estado, sino de darse cuenta de que estamos ya en él. No nos hace falta añadir ni adquirir nada. Tan solo desprendernos de una falsa creencia.

Ramana Maharshi contaba la historia de una mujer que poseía un valioso collar. Un día lo echó en falta. Lo buscó por todas partes, pero no lo encontraba en sitio alguno. Entonces comenzó a interrogar a sus vecinos y amigos, por si acaso lo habían visto. Todos le respondían negativamente. Por fin, alguien que fue a verla a su casa, le preguntó si el collar que buscaba no era precisamente el que llevaba puesto en ese momento. Ella se miró y vio que, efectivamente, así era. El collar que tanto había buscado no había dejado de estar, ni un solo segundo, rodeándole el cuello. La mujer se llevó una gran alegría. La realidad no había cambiado, pero su mente sí. Ahora estaba contenta, antes apesadumbrada.

Igual sucede con nuestro querer ser. Ya somos lo que tenemos que ser. Simplemente, no lo sabemos todavía”.


Vicente SIMÓN 

jueves, 28 de mayo de 2015

EL AMOR TODO LO PUEDE


            
Hay en el claustro de la Universidad de Salamanca unos relieves que se llaman los siete enigmas.

Hoy queremos comentar el 2º enigma: Representa la Victoria del Amor; está compuesto por dos escenas: el Amor disparando sus flechas contra el cielo, y Ares/Marte quejándose a Júpiter le pregunta: "¿Quién podría escapar? Nemo, nadie. ». El amor todo lo puede Se trata de un tema muy recurrente, tanto en la literatura latina como en el arte renacentista: el triunfo de Venus sobre Marte, el amor sobre la guerra.

Pero esto nos ayuda a pensar que ya en el mundo pagano estaba claro que contra el amor nadie puede luchar. Por eso los cristianos, que tenemos como máximo mandamiento el amor, no tenemos que tener miedo. Amémonos a nosotros mismos, luego a los familiares y amigos y a los que no conocemos. Incluso el cristianismo va más allá: amemos al enemigo
ES UNA MARAVILLA PENSAR QUE NUESTRO MÁXIMO MANDAMIENTO ES AMAR. Hagámoslo. Os queremos

Un abrazo

Huellas

miércoles, 27 de mayo de 2015

ERES TESTIGO DEL ESPÍRITU

Quien pone la cara de la belleza convence.

Si crees que dentro de ti está el Espíritu, las cosas comenzarán a tener un sentido nuevo. Comenzarás a ser testigo. Porque vivirás en plenitud. Porque todo empezará a ser distinto. Porque no esperarás nada. Porque todo está completo. Todo está aquí. Hay que verlo. Hay que aceptarlo. Hay que integrarlo.  Todo es uno. Todos salimos de Dios, estamos en Dios, volvemos a Dios.

Y es entonces cuando serás testigo del Espíritu. Como hicieron los apóstoles. Estaban llenos de miedo, recluidos en sus casas. Fue necesario que Jesús se apareciese y les dejase el Espíritu. Entones las cosas cambiaron. Quitaron el miedo. Creyeron de verdad que Jesús es Dios, que esa realidad no podían ocultarla. Y salieron a anunciarla. Y así fue creciendo el número de seguidores de Jesús.


Hoy nos toca a nosotros anunciar la buena noticia de Jesús. Ahí está todo. Quien se enamora de Jesús no necesita más. Lo anuncia a los cuatro vientos. No lo tapa, porque su vida es expresión de haber encontrado la verdad. En este tiempo y en este momento, los matrimonios de los Equipos, somos los testigos de que el Espíritu está en nosotros, de que Jesús es la verdad. Por eso somos cristianos, por eso somos de equipos. Somos testigos del Espíritu. Dejemos que Él actúe en nuestras vidas. Para eso recordamos pentecostés.

martes, 26 de mayo de 2015

ENTREVISTA A SILVIA CONGOST, PSICÓLOGA



“CUANDO AMAR DEMASIADO ES DEPENDER”

Entrevista de Albert Domènech a Silvia Congost,
en La Vanguardia.com

La psicóloga Silvia Congost publica el manual ‘Cuando amar demasiado es depender’, para aprender a superar la dependencia emocional.

Luchar por alguien, necesitar al otro, amar demasiado… Son expresiones que están en nuestra vida cotidiana y que, ya sea por influencia de la literatura romántica, los clichés con los que crecemos o las escenas tórridas de cine y series de televisión, hacemos nuestras y las adquirimos como válidas. El problema surge cuando amar nos hace daño y nos produce sufrimiento hasta el punto de que perdemos las riendas de nuestra vida y pasamos a depender emocionalmente de terceras personas. El diagnóstico tiene nombre: dependencia emocional, y en nuestra sociedad está más extendido de lo que creemos. Silvia Congost es psicóloga especializada en el tratamiento de la dependencia emocional y acaba de publicar el manual Cuando amar demasiado es depender (Oniro), donde da a conocer algunas de las claves que se pueden aplicar para librarse de esta situación.

Congost reconoce en el libro que ella fue prisionera de una relación dependiente, por lo que acabó especializándose y recogiendo información sobre una adicción que puede tener los mismos efectos devastadores para nuestra salud que otro tipo de dependencias tóxicas más tipificadas. Para la psicóloga, la base de todo está en entender la diferencia entre el amor y dependencia: “Amar es elegir al otro, y esto quiere decir ser libre y tener el poder. Dependencia es necesitar, y esto implica ser esclavo en esta relación, tener miedo a perder al otro y vivir en una decadencia absoluta”.

******

El amor es una elección y, aún así, es una de las principales causas de sufrimiento de la humanidad. ¿No sabemos escoger bien?
Es cierto que hay muchas relaciones de pareja que no funcionan porque elegimos mal. Escogemos sin conciencia, sin tener claro qué es lo que buscamos y cuáles son las características que nos gustaría encontrar en la otra persona para que encajen con las nuestras. Por otro lado, muchos de los casos en los que se acaba sufriendo, se deben a que nos eligen a nosotros. Si partimos de una autoestima baja y tenemos miedo a no encontrar a nadie que quiera estar con nosotros, cuando alguien nos escoge nos aferramos a él o a ella con todas las fuerzas. El resultado suele ser que te adaptas a esa persona y dejas de ser tú mismo.

Interpreto entonces que el sufrimiento no tendría que tener lugar en las relaciones de pareja…
Nunca. La palabra sufrimiento y la palabra amor jamás tendrían que ir juntas, lo que pasa es que no lo tenemos entendido así. Creemos que una relación de pareja es una lucha, que hay que sufrir, que hay momentos en los que, para que funcione, lo tienes que pasar mal ¡No tiene nada que ver con todo esto!

Sufrir por amor tiene cierto punto heroico en nuestra sociedad…
La lucha en una relación no tendría que tener cabida jamás. Una relación de pareja tiene que ser fácil, debe fluir. 

Usted habla de dos elecciones a la hora de iniciar una relación…
Sí, una es la inicial, cuando escogemos a la persona que nos gusta y nos enamoramos. Una vez hemos superado esta fase,  y si la persona encaja con esta idea inicial que tenemos de pareja, es cuando escogemos para comprometernos de verdad. Es ahí cuando empiezas a querer a esa persona y la eliges de forma definitiva. Si esa persona no ha encajado contigo tienes dos opciones: dejarla, que sería la correcta, o continuar, que es cuando nos enganchamos y nos exponemos al sufrimiento.

El peligro de la fase del enamoramiento es que estás tan cegado que difícilmente descubres los defectos del otro…
Puede ser que veamos cosas, pero solemos pensar que eso ya lo cambiará o que no tiene tanta importancia. Es ahí donde, por desgracia, pasamos por alto todas estas características que deberíamos tener en cuenta.

¿Es posible cambiar a alguien durante una relación?
Uno no cambia si no quiere. Si el cambio que esperamos es en la otra persona, obviamente ese cambio no lo podemos controlar porque dependerá de ella. No podemos dar por supuesto que el otro hará esta transformación. Esperar que otro cambie es absurdo.

Aún así, lo seguimos esperando…
Casi siempre. Muchas veces nos quedamos con una persona, sea de la manera que sea,  y empezamos a trabajar para que cambie aquello que vemos que no acaba de encajar y se acabe ajustando así al molde que nosotros buscamos. Esto no pasa nunca, y lo único que implica es un desgaste, una destrucción personal que nos lleva cada vez por un camino peor. 

¿La dependencia emocional es ahora mismo la dependencia que más se da en nuestra sociedad?
No sé si es la más frecuente, pero es con la que más se sufre, con diferencia. Se sufre muchísimo más que con otras adicciones, como puede ser la adicción a ciertas sustancias. Está comprobado que el sufrimiento emocional engancha y es más elevado. Hay una parte obsesiva muy importante que te hace creer que no puedes continuar sin aquella persona. Esto nos hunde muchísimo.

¿Querer al otro debería ser un autoaprendizaje o alguien nos debería enseñar a amar?
Todos, más o menos, sabemos amar a los demás. Lo que sí que nos tendrían que enseñar es a pensar en el amor, en qué tendría que ser una relación de pareja sana, o en qué se entiende por una relación tóxica. Por una parte, saber qué buscamos y, por otra, conocer donde están nuestros límites para que no se diluyan cada vez más.

No lo retrasemos. ¿Qué debemos entender por una relación tóxica?
Una relación que nos hace sufrir, en la que estamos más tiempo pasándolo mal, que no construyendo algo firme y mirando hacia un futuro conjunto.

¿Qué síntomas evidencian que nuestra relación puede acabar convirtiéndose en algo tóxico?
Cuando tenemos dudas sobre si aquella es la persona adecuada o no, y no tomamos ninguna decisión; cuando vemos que entramos en una dinámica basada en las quejas sobre tu relación o tu pareja. A nivel físico empezamos a generar síntomas como la ansiedad, o algunos más depresivos como la pérdida de la ilusión, que nos hacen dejar de ser nosotros mismos y nos degradan cada vez más. Lo que pasa es que muchas veces no relacionamos estos síntomas con la relación de pareja. Como para nosotros dejar a esa persona no es una opción, creemos que nos pasa todo esto por otros motivos. Acabamos acudiendo al médico y nos medican, cuando esto no se soluciona así.

¿Acude a su consulta mucha gente que antes se ha medicado para solucionar este problema?
El 90% de las personas acuden con recetas de ansiolíticos o antidepresivos, cuando de toda esta gente sólo lo necesitarían un 5% o un 10%. Ni el propio médico los deriva a un psicólogo, solo se fijan en los síntomas y les receta en consonancia. Ahí lo único que estás haciendo es poner un parche al problema para que no moleste, pero no lo estás tratando y el problema crece más. 

¿Cuándo tenemos que empezar a asumir que hay que pedir ayuda psicológica ante un problema con nuestra pareja?
Soy de las que pienso que cuando se rompe una relación de pareja todos tendríamos que ir a un psicólogo para ver qué es lo que ha fallado y qué aprendizaje debemos hacer para no volver a repetir algunos errores. Si hablamos de antes de que la relación termine, es a partir del momento en el que empezamos a encontrarnos mal. Si echamos la vista a atrás nos daremos cuenta de que los problemas se van repitiendo y estamos encallados. Cuando tenemos un problema en nuestra relación deberíamos poder discutirlo y hablarlo, hasta el punto de que ya no debería surgir nunca más. Si esto persiste, hay algo que está fallando y necesitas ayuda de una tercera persona.

¿Si supiéramos estar solos con nosotros mismos, habrían muchas menos parejas de las que hay en este momento?
Quizás habrían menos parejas, pienso que sí, pero las que quedarían serían más sanas y satisfactorias. Sin tener miedo a quedarnos solos dejaríamos ir las relaciones que no funcionan con mucha más facilidad de lo que lo hacemos y no nos destruiríamos de esta manera.

¿El miedo a la soledad es la principal causa a la hora de evitar dejar a alguien?
Es una de ellas, sobre todo de cara a la otra persona porque solemos pensar: “¿y si cambia cuando no esté conmigo?”. No ha cambiado en 15 años pero tenemos este miedo irracional. También el miedo a dejar a alguien y pensar que no encontrarás a nadie como él. No encontrar a nadie como esas personas, con todo lo que estás sufriendo, debería ser un motivo de celebración. Nos enganchamos a estas características que nos gustan y perder esta relación pasa a ser algo dramático.

Hay gente que sabe romper bien con sus relaciones tóxicas y otras que las pueden arrastrar toda la vida. ¿Qué les diferencia?
La diferencia está en la autoestima de la persona. Aquellos que tienen una autoestima fuerte y confían en sus capacidades no tendrán inconveniente en pensar que ellos solos podrán salir de todo aquello que les suceda, y no tendrán problemas en dejar una relación que no funciona. Si confías en ti no temes quedarte solo porque crees que ya tienes lo necesario para salir de esa relación. Cuando tenemos una autoestima baja y nos sentimos poco valorados es cuando nos aferramos a una relación que no queremos perder por miedo a no poder continuar solos.

¿Cómo se puede trabajar esta autoestima baja para que cambie?
Con muy pocas sesiones se puede hacer un cambio importante para fortalecer tu autoestima. Todos partimos del mismo punto, no nacemos con una autoestima buena o mala, son los factores ambientales los que hacen que se construya de una manera o de otra: la falta de reconocimiento, el cariño que recibimos de nuestros padres, experiencias duras que hemos pasado… Para trabajar todo esto lo primero que hay que hacer es tomar conciencia de por qué tenemos la autoestima como la tenemos, y a partir de aquí se trata de aprender unas herramientas necesarias que nos permitirán tomar conciencia del potencial que tenemos y demostrarnos a nosotros mismos que no pasa nada por estar solos.
¿Dar sin esperar nada a cambio funciona en una relación de pareja?
Nunca. Es una creencia irracional que circula, y es falsa. Una relación de pareja tiene que ser un dar y recibir a partes iguales. El que da y no recibe, acaba sufriendo. Aquello que te dicen a veces de si amas a alguien tienes que demostrarlo ciegamente y hacer lo que sea por el otro, no es así.

Usted vivió una mala experiencia personal con una relación y lo explica en su libro. ¿Cuál fue el punto de inflexión que le llevó a hacer este cambio de mentalidad?
Estaba cada vez más desgastada, no entendía qué me pasaba y tenía la sensación de estar volviéndome loca ya que veía que no estaba bien con esa persona. Hacía intentos para dejar la relación, pero no podía y siempre volvía. Llegó un punto que no pude más, y por cuestiones del destino acudí a un seminario que organizó el colegio de psicólogos en el que estaba Walter Riso, y por primera vez oí hablar de dependencia emocional. Allí se me abrió el cielo y entendí qué es lo que me pasaba. Aprendí a pensar y a razonar, y decidí utilizar las mismas herramientas que pueden ser útiles para salir de cualquier adicción. Descubrí que había exactamente las mismas fases y las fui trabajando una a una.  Al ver que muchos de mis clientes estaban pasando por una situación similar, acabé definiendo un proceso de terapia con todos estos pasos y con el que, con menos de diez sesiones, se pueden obtener resultados inmediatos con gente que lleva años arrastrando relaciones tóxicas.

Socialmente el amor es una adicción bien vista…
Es cierto. También es verdad que romper con una relación de pareja muchas veces se ve como algo muy gordo, que asocias con una sensación de fracaso. Nos cuesta romper con nuestras relaciones por esta presión social existente y por el miedo al qué dirán. ¿Qué quiere decir amar demasiado? O amas o no amas, pero si amas demasiado es que estás sobrepasando unos límites.

¿Decir que amas a alguien en exceso o que lo necesitas para tu vida hay que dejarlo para la literatura romántica?
Son frases muy tóxicas. Hay muchas parejas que se dicen constantemente que se necesitan y esto ha hecho mucho daño. Parece que estás haciendo una demostración de amor extraordinaria, cuando en realidad la interpretación es que si necesitas a alguien estás enfermo. 

¿Haber pasado por una dependencia emocional fuerte te puede marcar para el resto de tu vida?
Si se hace el proceso de reconstrucción bien hecho nos producirá un aprendizaje que luego utilizaremos en beneficio propio. Una persona que lo ha superado bien y ha aprendido, no vuelve a repetir una relación de este tipo porque aprende cuáles son sus valores y tiene mucho más claro lo que quiere. Esto hace que elija con muchísimas más posibilidades de éxito. 

¿Tener claro lo que no quieres, aunque no sepas lo que es, es positivo?
Sí. De entrada, nos ayudará a descartar. Aún así, pienso que sí que deberíamos tener cuatro o cinco características básicas de lo que queremos. Tener claro qué es lo que no estamos dispuestos a tolerar quiere decir que tenemos claro cuáles son nuestros límites y esto es muy importante. 

Después de una dependencia y del aprendizaje posterior, ¿qué hay que hacer con esa persona que nos ha causado daño?
Contacto cero es una de las premisas más importantes. Ver a esa persona nos hace volver a entrar en una dinámica de ilusiones y esperanzas que son muy destructivas.


lunes, 25 de mayo de 2015

ME GUSTA EL CAMINO DEL ESPÍRITU

Déjate envolver por la belleza de las flores

Cuando vemos a alguien desganado, apático, retraído, decimos que es una persona  que no tiene espíritu. Esto es más fácil verlo en los demás que en uno mismo. Si penetramos en ese estado puede ocurrir que encontremos motivos para justificarlo: la edad, la enfermedad, lo mal que me ha tratado la vida, los derroteros que sigue el mundo. Muchas razones podríamos seguir desgranando. Pero, ¿a qué me conduce seo? ¿A auto justificarme que es normal que esté abatido? No. No es por ahí. Hay personas que lo están pasando muy mal y tienen ilusión, tienen vida, cada día encuentran razones para seguir adelante. Esto demuestra que es posible otro estado, otro ánimo, otra manera de vivir. Fuera el abatimiento, fuera la apatía, fuera la desesperanza.

Ayer fue la festividad de pentecostés. Jesús nos ha dejado el Espíritu. Decíamos en el comentario de ayer que ese Espíritu está dentro de cada uno. Así lo creemos. Así lo sentimos. Y así lo anunciamos. Dejémosle actuar, no le tapemos, dejemos de buscar excusas. Este es nuestro tiempo, nuestro momento. Es el mejor. Es el único. No hay otro. Tenemos Espíritu, somos Espíritu. El Espíritu es alegría, es esperanza, es cercanía, es comprensión, es amor.


Seamos personas con Espíritu. Vayamos con la cara bonita. Con la sonrisa en el rostro. Con los brazos abiertos. Con la mirada en la gente. Es el camino que nos lleva a la felicidad. Es el mismo camino que recorrió Jesús. Es el camino que nos propone el Espíritu Santo. Es el camino de los cristianos. Es el camino de los equipistas.

domingo, 24 de mayo de 2015

EL ESPÍRITU SANTO ESTÁ DENTRO DE TI

Belleza de la naturaleza. Plenitud del Espíritu

Fiesta de Pentecostés
24 mayo 2015

Evangelio de Juan 20, 19-23

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas, por miedo a los judíos. En esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:
— Paz a vosotros.
Y diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:
— Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.
Y dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:
— Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.

Era necesaria esta escenificación del Espíritu Santo. Era necesario que los discípulos sintieran que Jesús no había desaparecido tras la pasión y muerte. Era necesario vencer el miedo con la presencia del Espíritu. Era necesario que pudieran entender que la muerte no es el fin, que Jesús sigue ahí, a través del Espíritu Santo. Es el mismo Dios. Es como si no hubiera sido bastante la encarnación porque los discípulos seguían con miedo y sin confianza. Por eso, se representa “pentecostés”, por eso hoy el evangelio, de una manera explícita, nos recuerda que el Espíritu Santo está con nosotros. ¿Dónde, cómo, no le veo? Está en ti, está en mi, dentro de cada persona. No lo busquéis fuera, no os quedéis mirando el cielo. El Espíritu está dentro de cada uno de nosotros. Cuando lleguemos a aceptar esto enteramente, nuestra vida se trasformará radicalmente. Entonces entenderemos que ya está todo, que todo está bien, que vivir es amar, que en Dios ya ha ocurrido todo, que Dios nos ha elegido, que Él nos ama. Y que eso es todo. ¿Entonces no cuenta lo que hagamos? Claro que sí, porque ahí nos jugamos la felicidad. Es nuestra elección: vivir felizmente o vivir como desgraciados. Abramos los ojos, confiemos en Dios, estamos llenos del Espíritu Santo,  no tenemos razones para tener miedo. Tenemos motivos para sentir el Espíritu. Y ahí está la plenitud.  Si abrazamos el Espíritu, seremos felices. Si nos empeñamos en negarlo, no saldremos de la desgracia.

Con la canción que ponemos a continuación invocamos al Espíritu más que para que venga, para que nos demos cuenta que ya está: créetelo, siéntelo, escúchale en el silencio y en la meditación: te llenará de paz.


sábado, 23 de mayo de 2015

MAESTRO


MAESTRO ES QUIEN ENSEÑA LO QUE VIVE
NO ENGAÑA. NO FINGE, NO INTERPRETA
MAESTRO ES QUIEN SE ENTREGA EL MISMO

MAESTRO ES JESÚS