viernes, 21 de noviembre de 2014

NO PODEMOS QUEDAR AL MARGEN


El viernes pasado nos encontramos, en la parroquia del Salvador, todo el Sector de León para, primero, rezar por los difuntos, especialmente los de los Equipos del último año. Una eucaristía, presidida por D. Eduardo, consiliario del equipo 6, a quien nos alegró verle en un encuentro del Movimiento, y preparada por el equipo 2. Rezar por nuestros difuntos nos hace bien y les hace bien. Tenemos fe en Dios y sabemos que la misericordia de Dios es infinita y le pedimos que ya estén, nuestros difuntos, disfrutando de la mirada amorosa de Dios.
A continuación, en el salón, escuchamos y participamos –todos los hicimos en las distintos momentos que nos lo pidieron- de la charla-ponencia de Jesús y Conchi, Coordinadores regionales del EDIP, que vinieron de Valladolid, donde viven, a compartir con nosotros ese rato de la tarde. A lo largo de su exposición fueron desgranando varias ideas. Algunas de ellas fueron las siguientes:
- pensar es gratis, actuar es necesario. A modo de título.
- tenemos que formarnos  a la luz del discernimiento de los signos de los tiempos. Y ahí tiene su sentido el reto de la Región noroeste “arréglate y sal”. Fórmate porque no se puede estar de cualquier manera.  
- La Iglesia y los Equipos no pueden ser espectadores de lo que ocurre. Somos parte activa de la sociedad y tiene que notarse. De ahí el lema de la súper región para este curso: “sal de tu tierra”. Porque los Equipos de Nuestra Señora aunque no son un Movimiento de acción sí son un movimiento de gente activa, cuya presencia tiene que notarse en la sociedad, sobre todo con nuestro testimonio.
- Los ENS han emprendido un nuevo camino de formación auspiciado por el ERI. Precisamente en nuestra Región Noroeste el fin de semana del 8 y 9 de noviembre ya tuvo lugar el primer encuentro de Equipos en el Movimiento, Vocación y Misión, con un muy buen resultado. Esta labor de formación viene  a ser como el tercer aliento del Movimiento.
- Necesitamos conocimiento, experiencias y formación para tener criterio. Solo desde ahí llegaremos a la pedagogía del amor. Por eso el Padre Caffarel, hace más de 60 años, ya nos dijo que los matrimonios de los Equipos están al servicio del amor, de la felicidad y de la santidad. Un amor exigente que conlleva implicarse en las tareas humanas.
- Esa información que es tan necesaria ha de ser ambiciosa, exigente, motivadora y continua.
Son solo unas pinceladas de su exposición, que estuvo envuelta en el entusiasmo que les caracteriza porque creen que los equipos son un medio idóneo para vivir el evangelio en matrimonio, convencidos que el Padre Caffarel fue inspirado por el Espíritu Santo para alumbrar los Equipos de Nuestra Señora. Y ese convencimiento lo pregonan por allí donde pasan, porque están convencidos que es al EDIP a quien más le corresponde difundir los equipos. Ellos han sembrado, han hecho lo que tienen que hacer. Dios, dueño de la mies, sabrá cómo recoger.
Gracias amigos por vuestra dedicación y testimonio.

Herminio y Mª Nieves 
   
    

jueves, 20 de noviembre de 2014

SOMOS SACRAMENTO


Pasan los años y la vida del matrimonio, si se vive desde el amor, se robustece. Porque el amor no cambia, siempre busca reinventarse y renovarse, ya que no nos sirven las palabras de ayer, pero sigue siendo  el mismo. Ayer  esas palabras fueron bonitas, pero hay toda una vida que ha ido pasando y en el hoy se necesitan palabras nuevas.
Y así cada día surgen gestos nuevos, formas de amarnos distintas, pero siempre sobre ese amor primero que no cambia, porque es el amor de Dios amando a través nuestro. Esas actitudes nuevas expresan lo que arde por dentro, ya que las palabras nunca cubren suficientemente nuestro sentimiento.
Cada uno de nosotros somos para el otro un sacramento, el lugar de encuentro con el amor insondable de Dios, como las cerillas que se queman juntas para ser luz.
Os queremos

Huellas

miércoles, 19 de noviembre de 2014

22 DE NOVIEMBRE MANIFESTACIÓN POR LA VIDA


POR QUÉ HAY QUE IR A LA MANIFESTACIÓN DEL DÍA 22 DE NOVIEMBRE

Hay que ir a la manifestación del 22N en defensa de la vida y la maternidad… ¡porque podemos ir! Esta es la principal razón. Cuando está en juego algo fundamental como es la defensa de la vida, todos debemos hacer todo lo que esté en nuestras manos para coadyuvar a que triunfe el bien.
Dado que los españoles contamos con un instrumento de participación democrática de amplio impacto en la opinión pública y capacidad de influencia, como es el derecho de manifestación, nuestra obligación es ejercitarlo para intentar influir para que la defensa de la vida siga presente en el debate político español y se avance en leyes y políticas públicas comprometidas con la vida.
Obviamente no se agota nuestra responsabilidad con la causa de la vida con el hecho de manifestarnos, pero parece claro que hoy, aquí y ahora, que la opinión pública española y –en particular- los legisladores y gobernantes vean de forma impactante que son millones los españoles que no están dispuestos a acostumbrarse al aborto y a las leyes injustas en esta materia, es muy importante. De no lograr este impacto, es fácil prever –tras el anuncio del Presidente del Gobierno de renunciar a derogar la vigente legislación- que el aborto y la defensa de la maternidad desaparecerán del debate público español por décadas …como sucede en otros países de nuestro entorno. Si no logramos -con el impacto público de cientos de miles de personas en la calle- que los políticos vean que a muchos este tema nos importa de verdad, la causa de la vida pasaría de nuevo al silencio y correría serio riesgo de perder vigencia pública en España. Debemos hacer lo que está en nuestras manos para evitar este retroceso. Y en nuestras manos está manifestarnos, salir a la calle.
Cuando miles de vidas están en juego, cuando miles de mujeres se juegan estar solas ante la tentación del aborto, cuando está en discusión que el Estado se degrade renunciando a defender bienes morales básicos como la vida humana, cuando lo que está sobre la mesa es algo esencial para la calidad ética de nuestra sociedad, … los ciudadanos normales tenemos la obligación de hacer todo lo que está en nuestras manos para evitar lo peor. Y en nuestras manos está manifestarnos. Por eso debemos manifestarnos.
La manifestación del 22N pretende ser una conversación amable, pero exigente, con los 48 millones de españoles: los manifestantes, con la fuerza del número y el impacto de la multitud en la calle, vamos a decirle a toda la sociedad española y –en particular- a nuestros gobernantes, que la vida del pequeño no nacido nos importa y no queremos dejarle indefenso, que las embarazadas tentadas de abortar cuentan con nuestro apoyo solidario para apostar por la maternidad, que no estamos dispuestos a consentir que el Estado renuncie a proteger la vida y la maternidad, que no nos es indiferente que se deroguen las leyes injustas o no.
En el futuro nuestros hijos y nietos, cuando ya la banalización del aborto sea un triste recuerdo en la historia de los horrores de la humanidad, nos preguntarán: papá, abuelito ¿tu que hiciste para evitar aquel horrible holocausto silencioso del aborto que existía cuando tu eras joven? Les diremos: yo estuve el 22N en las calles de Madrid dando testimonio de amor a la vida y de apoyo a la mujer embarazada y exigiendo a los políticos leyes justas. Esto es lo que cabe esperar de cada uno de nosotros: que hagamos lo que podemos hacer. Y, hoy y ahora, lo que podemos hacer es salir a la calle y no callar.
Benigno Blanco
Presidente del Foro de la Familia

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, señala cinco razones muy poderosas par acudir a la manifestación:
1.- La fuerza de la rogativa
»Jesucristo dijo que "cuando dos o más se unan para pedir algo, mi Padre que está en el cielo acogerá especialmente esa petición".
2.- Clamor de los inocentes
»En segundo lugar, hay una razón añadida que es clamor de los inocentes. La sangre de los inocentes llega a Dios; clama a Dios. El clamor de los inocentes tiene que llegar también a nosotros. El que haya más de 100.000 niños que anualmente se han sacrificado en esta nación y nosotros permanecemos indiferentes; no puede ser.
3.- Hay que testimoniar la defensa de la vida y ser signos que entren por los ojos
»Hay otra razón: tenemos que ser signos que entren por los ojos. Dice san Pablo que "la fe entra por el oído", y también por los ojos. La sociedad necesita ver que una parte importante de la población se moviliza en favor de la vida. Hay que testimoniarlo. No podemos quedarnos cómodamente en nuestras casas sin testimoniarlo.
4.- Tenemos que despertar de nuestro letargo
»Más razones: Tenemos que despertar de nuestro letargo. Existe una tentación de mediocridad, de no reaccionar, de no ser protagonistas de la Historia. La tibieza de los cristianos es uno de los mayores lastres que obstaculizan la llegada del Reino de Dios.
5.- Necesitamos confortarnos mutuamente
»Por último, necesitamos confortamos mutuamente. El vernos un tanto solos puede ser motivo de tentación de desesperanza.

»Hay razones importantes para acudir a la manifestación del 22 de noviembre. ¿Si nos nos movilizamos en defensa de la vida y de la maternidad, qué otra causa nos puede poner en marcha?


CONFERENCIA EPISCOPAL


En el discurso de inauguración de la Asamblea Plenaria, que se está celebrando desde el lunes 17 de noviembre hasta el próximo viernes 21 de noviembre en Madrid, el Arzobispo de Valladolid y Presidente de la Conferencia Episcopal Española ha abordado cuestiones de actualidad social y eclesial, entre las que destacan sus palabras sobre la corrupción y el derecho a la vida de los más débiles

Necesitamos una regeneración moral
Mons. Blázquez ha afirmado que “no podemos inhibirnos de la situación de la sociedad de la que formamos parte y a la que queremos servir. Es una convicción generalizada y un clamor que resuena en todos los rincones, el que necesitamos como pueblo una regeneración moral. La noticia de tantos hechos que nos abochornan, desmoralizan y entristecen debe llevarnos a detectar las causas y a cambiar el curso de las cosas (…) Sin conducta moral, sin honradez, sin respeto a los demás, sin servicio al bien común, sin solidaridad con los necesitados, nuestra sociedad se degrada (…) ¡Cuánto despiertan, vigorizan y rearman moralmente la conciencia, el reconocimiento y el respeto de Dios!”.

 No es un tumor, sino un hijo
 Sobre la retirada por parte del Gobierno del proyecto de ley en defensa del niño concebido y no nacido, y de la ayuda a la madre que se siente angustiada ante el nacimiento de su hijo en gestación, el Presidente de la CEE ha señalado que en su día fue un hecho que nos entristeció y desconcertó, y que hoy “continuamos padeciendo el mismo desconcierto y reclamando lo prometido en el programa electoral” (…) “¿Cómo es posible –se ha preguntado Mons. Blázquez- que el Tribunal Constitucional no haya respondido todavía al recurso que hace cuatro años le fue presentado contra la segunda ley del aborto? Los cristianos, junto con otras muchas personas, queremos que la persona nunca sea considerada como medio, sino como fin.  (…) Con predilección queremos defender la vida de los más débiles, entre los que se encuentran los niños concebidos y no nacidos. También a estos debe llegar la defensa de los pobres y excluidos. La ciencia enseña que desde la concepción hay un tercer ser humano distinto de los padres. No es un tumor, sino un hijo. Deseo que cuanto antes sea cambiada eficazmente la legislación en el sentido de defender la vida de los niños en camino y de ayudar a las madres para llevar a término el embarazo”.




martes, 18 de noviembre de 2014

ID Y VIVIDLO

Queremos acabar esta serie de testimonios sobre la JORNADA DE FORMACIÓN EQUIPOS EN EL MOVIMIENTO, VOCACIÓN Y MISIÓN, celebrada los días 8 y 9 de noviembre en La virgen del Camino, con dos fotografías.


La primera refleja la vida del equipo: un grupo de matrimonios y su consiliario que quieren compartir la vida. Ahí unidos, abrazados. Es la mejor forma de practicar la ayuda mutua. Viene a ser la respiración, en su fase de inhalación, que nos hace vivir. Nos llenamos cuando compartimos la vida. Es el alimento imprescindible para seguir con fuerzas. Ahí en el medio está Dios. Acurrucados. Recogidos, Dándose calor. 



La segunda fotografía viene a ser la consecuencia natural de la primera. Nos unimos para amarnos, pero no podemos quedarnos ahí. Es necesario llevar ese amor  a los demás. Por eso nos damos la mano. Para que ese amor no se quede solo en nosotros. Hay que compartirlo. Somos portadores del amor de Dios. Sería la segunda acción de la respiración, la exhalación. Para compartir. Porque un amor que no se comparte se consume, se debilita y se pudre.  

Hemos vivido dos días de intensa participación, hemos estado muy a gusto, la casa estaba caliente, nosotros nos entendíamos, hablábamos el mismo lenguaje, notamos la presencia de Dios en los que estaban con nosotros…¡qué bien se estaba! Pero esto es solo la primera parte. Esto es el equipo. Esto es la vida del equipo. Tenemos que ser capaces de llevar lo que hemos sentido a nuestra vida de cada día. Que los demás se pregunten: ¿qué tienen estos que tanto se aman? La presencia de Dios en nosotros: lo sentimos, lo vivimos, lo compartimos. Eso es ser de equipos.

Gracias a todos, los organizadores, los formadores, los asistentes, los que han rezado para que todo saliera estupendo. ID Y VIVIDLO.

Un abrazo
Herminio y Mª Nieves  

lunes, 17 de noviembre de 2014

JORNADA DE FORMACIÓN EEM VOCACIÓN Y MISIÓN, 8 y 9 NOVIEMBRE EN LA VIRGEN DEL CAMINO





Acudimos a la invitación de la Jornada de Equipos en el Movimiento Vocación y Misión celebrada en León y antes de compartir los mensajes recibidos queremos felicitaros a todos:
A los responsables y coordinadores Mª Nieves y Herminio por su acogida y atención,
A los formadores por el trabajo tan extenso con el fin de motivarnos y ayudarnos a ser más participativos y por supuesto
A todos los equipistas junto con los que nos sentimos una gran familia cristiana contentos y felices de su grata compañía.
Nuestra reflexión es bastante sencilla y es la siguiente: hemos captado que el amor conyugal es un don de Dios al estar unidos a Él y que debemos aprender a transmitirlo primero a nuestra familia y después a los demás. La idea de ENS nos está invitando a darnos con más generosidad y amor y a salir al encuentro de nuevos matrimonios.
Sobre la comunión conyugal y en equipo, el hilo conductor es ponerse siempre con la mirada hacia Dios; la oración es muy importante tanto personal, conyugal y en equipo para no debilitarnos, ya que, si hacemos las oraciones auténticas, santifican a los miembros del matrimonio y al equipo; la escucha de la Palabra hay que saborearla entre líneas, como una carta de amor; y no olvidarnos que en las sentadas hemos de colocarnos siempre delante de Dios e invocando al Espíritu Santo para que nos ilumine.
Respecto a la puesta en común debemos reflexionar sobre nuestro compromiso apostólico, sobre nuestra vida evangélica y ponerlo en práctica para hacernos una mayor comunidad cristiana; no solo contar nuestras preocupaciones, dificultades y alegrías.
En la Jornada nos han pedido que debemos atrevernos a vivir el Evangelio en familia, en equipos y con los demás, aprender a salir de nuestra tierra, participar en los encuentros, estar al servicio de la Iglesia y ser un movimiento abierto a dar una formación a nuevos matrimonios.
En fin, muchas tareas que a Dios Padre le agradará que las pongamos en marcha. Pues a ver si con la ayuda del Espíritu Santo y de nuestro equipo somos capaces de hacer un buen semillero para que al final consigamos algún fruto.
Aprovechamos una vez más para pedir a Dios que nos de fuerza a todos los equipistas y consigamos éxitos en aquellas proposiciones que se han citado en la Jornada Vocación y Misión.
Glori y Manuel. Equipo 16-Palencia.



¿Cómo nos sentimos? Ha sido más que una jornada de formación, nosotros esperábamos que muchas de las preguntas que nos hacíamos con respecto al equipo, a los puntos de esfuerzo y a la metodología nos quedaran aclaradas, y así fue; lo que no nos podríamos imaginar, es que nos llegáramos a sentir tan acogidos. En las reuniones de equipos mixtos todos compartían sus sentimientos y sus inquietudes, sin reservas, como si nos conociésemos de siempre. Nos hemos sentido escuchados con el corazón, no solo con los oídos. Gracias hermanos.
Mª Isabel y José Juan. La Bañeza


Nuestra vivencia de las Jornadas de Formación en La Virgen del Camino.
Llegamos con ilusión y a la vez expectantes de qué nos íbamos a encontrar… como siempre que hemos tenido ocasión de participar en actividades del movimiento que van más allá de nuestro equipo o sector, la acogida es calurosa y afectuosa, no se que tenemos en los ENS y si en el resto de movimientos será igual, pero aunque no nos conozcamos de nada y vengamos de lugares diversos nos sentimos como “de la familia” . Como había mucho que hacer y poco tiempo que perder, enseguida nos pusimos manos a “la oración”  para ponernos al abrigo  de Dios y comenzar con una “mini sentada” (con la falta que nos hace y los pocos momentos que encontramos en nuestro ajetreo diario, la saboreamos con intensidad) que rematamos con la sorpresa que Eumenio y Almudena nos tenían preparada, un hermoso ejercicio de repaso sobre nuestra vocación matrimonial, la entrega total que supone amar, el encuentro con Dios, el perdón…  que nos llegó al corazón y sobre la que pudimos profundizar en los equipos mixtos, donde nos encontramos con la presencia y testimonio valiosísimo de cuantos allí nos reunimos…fluyeron experiencias, ideas y opiniones diversas  que todos nos abrimos a compartir posteriormente en el gran grupo.
 El reloj corría a toda velocidad! Tiempos escasos pero bien intensos! Aprovechando los momentos de descanso y comida para acercarnos a nuestros compañeros de León, Astorga, La Bañeza, Galicia, Valladolid, Palencia…
Casi sin pensar y después de retratarnos nos vimos de nuevo sorprendidos por la experiencia y vivencia de Enrique y Marga que nos hicieron un bonito recorrido por los puntos de esfuerzo que tanto bien nos hacen y en los que tanto flaqueamos … todos nos animamos y nos comprometimos en la reflexión a revitalizarnos en nuestro matrimonio y en nuestros equipos.
A toda marcha nos pusimos en Camino de Misión, acompañados por el testimonio de Javier y Cristina quienes con su  gran sencillez y cariño nos llamaron a vivir el evangelio en familia, a acoger, perdonar, caminar juntos, a esforzarnos por ser “santos”,  a testimoniar nuestro amor y ser signo de hospitalidad,  a servir en el movimiento y  en la Iglesia.
Rematamos el día con una velada festiva en la que cantamos, bailamos, nos reímos, con la sencillez de la improvisación y el desparpajo de los artistas.
El Domingo contamos con la inestimable presencia de Ramón y Rosa que al servicio del ERI, viajaron desde Málaga para acompañarnos  (otro  ejemplo más de  lo que es  “estar al servicio del Movimiento”) y darnos su testimonio de como los ENS son una escuela de espiritualidad conyugal, una escuela de vida cristiana en pareja en la que poco a poco vamos creciendo y buscando el plan que Dios tiene para nosotros, a enamorarnos del Movimiento y como ponemos nuestros dones al servicio de los demás.
Por nuestras manos unidas fluyeron un trocito de esperanza, gratitud, paz ,ilusión, amor, entrega, fuerza, Dios, alegría… que cada uno de vosotros  nos regaló y que nos trajimos  en nuestro corazón dispuestos a entregarlos al mundo.

Ana Isabel y Roberto. Asturias


domingo, 16 de noviembre de 2014

NO ES EL MÉRITO SINO LA HUMILDAD LA QUE NOS ACERCA A DIOS Y A LOS DEMÁS


Domingo XXXIII Tiempo Ordinario
Evangelio de Mateo 25, 14-30

         En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:
         Un hombre que se iba al extranjero llamó a sus empleados y los dejó encargados de sus bienes: a uno le dejó cinco talentos de plata; a otro, dos; a otro, uno; a cada cual según su capacidad. Luego se marchó.
         El que recibió cinco talentos fue enseguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos. En cambio, el que recibió uno hizo un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor.
         Al cabo de un tiempo volvió el señor de aquellos empleados y se puso a ajustar las cuentas con ellos.
         Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo:
         — Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco.
         Su señor le dijo:
         — Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor.
         Se acercó luego el que había recibido dos talentos, y dijo:
         — Señor, dos talentos me dejaste; mira, he ganado otros dos.
         Su señor le dijo:
         — Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor.
         Finalmente, se acercó el que había recibido un talento y dijo:
         — Señor, sabía que eres exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces; tuve miedo y fui a esconder tu talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo.
         El señor le respondió:
         — Eres un empleado negligente y holgazán. ¿Con que sabías que siego donde siembro y recojo donde no esparzo? Pues debías haber puesto mi dinero en el banco para que al volver yo pudiera recoger lo mío con los intereses. Quitadle el talento y dádselo al que tiene diez. Porque al que tiene se le dará y le sobrará; pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese empleado inútil echadlo fuera, a las tinieblas; allí será el llanto y el rechinar de dientes.

 He aquí una parábola que se presta a ser fácilmente malinterpretada. O peor aún, a fomentar la sobreexigencia y el perfeccionismo. Y, en consecuencia, la culpabilidad. En un ámbito específicamente religioso, esa misma lectura puede conducir a una religiosidad peligrosa por varios motivos: porque supone la imagen de un Dios como patrón que exige un cumplimiento; porque fomenta la idea del mérito y, con ello, una religión mercantilista; porque potencia un perfeccionismo religioso –aquella formación basada en el “ideal de perfección”-, que ha generado sufrimiento y fariseísmo a partes iguales; porque parece estimular la competitividad para ver quién logra un “premio” mayor… En definitiva, nos encontramos ante una parábola potencialmente peligrosa. Si ya de por sí la mente religiosa tiende al perfeccionismo, lecturas de este tipo vendrían a confirmarla en esa misma dinámica. Con la grave consecuencia de que estaríamos pervirtiendo el mensaje de Jesús caracterizado básica y radicalmente por la gratuidad. Son palabras de Enrique Martínez Lozano, que compartimos.


A nuestra juicio lo que nos quiere decir esta parábola es que la vida es un don, un regalo lleno de cualidades. Tenemos que darnos cuenta de que en ese don que es la vida está todo. Si tienes miedo, si solo piensas en ti, si los demás te resbalan o lo que es peor los rechazas, si te crees el ombligo del mundo…estás apañado. En esa misma creencia y comportamiento ya llevas la pena. Dios nos ha dado la vida para vivirla y para vivirla conforme al evangelio, esto es, amando gratuitamente. La vida, el cielo, el amor no se compran, son un regalo de Dios. ¿Entonces es lo mismo hacer las cosas bien que mal? No, no es lo mismo, pero no porque las hagamos bien –según nuestro criterio- vamos a ganar el cielo. Lo que ganaremos es coherencia, armonía interior y eso nos lleva a la paz. A partir de ahí, es el Dios misericordioso quien nos recoge. ¡Hay de aquello que creen que todo lo hacen bien, que se creen llenos de talentos o se creen más listos que los demás! Apañados están. A Dios y a los demás solo se llega desde la humildad de una vida que está llena de talentos, dados por el mismo Dios. Si buscas conquistar el cielo por tus méritos, nunca vas a llegar y te vas a amargar.    

Hoy, en el día de la Iglesia Diocesana, queremos tener un recuerdo por los más cercanos, por nuestra diócesis, porque es nuestra fiesta. Hagamos lo que está en nuestras manos, no nos echemos para atrás. Es la tarea que se nos pide.

sábado, 15 de noviembre de 2014

SOLO DIOS BASTA

Estamos celebrando el V Centenario de Santa Teresa de Jesús. Este blog, de la pluma de Jose Luis y Sofía, está dedicando a este acontecimiento varias entradas. Hoy nos paramos con la poesía de la Santa en la voz de Maite López. Nos puede ayudar en nuestra oración.



Nada te turbe,
 nada te espante;
 todo se pasa,
 Dios no se muda.
 La paciencia todo lo alcanza.
 Quién a Dios tiene nada le falta. (bis)
 Sólo Dios, sólo Dios basta. Solo Dios, sólo Dios basta. (bis)